“Creer en el progreso no significa creer que haya tenido lugar ningún progreso. Eso, precisamente, no sería creer.” Franz Kafka

2017-2018 y se vuelve complicado hacer números, realizar balances, medir bajas por altas. Pensar en Rafael, que este 24 de diciembre se cumplió un mes desde que prefectura lo asesinó; pensar en que este 1 de enero se cumplen ya 5 meses de la desaparición y muerte de Santiago en manos de gendarmería, nos recuerda que en estas fechas en las que se habla de felicidad, paz y amor, estas se vuelven un privilegio de pocos. Las navidades dignas, los cierres de años en paz, se desdibujaron este fin de un año marcado por la represión sangrienta en la capital durante la reunión de la OMC y la reforma previsional.

CORREPI nos brinda los datos represivos de este año que suman muchxs compas muertxs en manos del Estado. Según los índices de CORREPI, en Argentina la policía asesina un chico por día. Casi 2000 chicas entre 12 y 18 años están desaparecidas por redes de trata. 150 chicas de entre 12 y 50 años son víctimas de femicidios. Hubo 725 fusilados en solamente 721 días del gobierno de Macri. Y los números no dejan de sumar.

Tomamos decisiones muy difíciles, pero van a llegar tiempos mejores“, dijo el presidente Mauricio Macri en una conferencia hace unos meses y me quedó picando la idea de “tiempos mejores”. ¿Cuánto valen los tiempos mejores y cuantas decisiones difíciles estamos dispuestxs a tomar? ¿Quiénes toman estas decisiones y para quiénes son difíciles? ¿Nosotrxs? ¿Ellxs? El sacrificio en bien de ese futuro que todos los argentinos y argentinas nos merecemos es un discurso repetido hasta el cansancio por oficialistas y opositores en la política.

En Corrientes hace unos años un spot publicitario preguntaba: ¿Qué es ir para adelante? A lo que recolectores de basura, policías, maestrxs y jóvenes trataban de responder: “Es pensar en positivo”; “Es futuro”; “Es avanzar”; “Es progresar”. ¿Es vivir? Al final aparece Ricardo Colombi, en ese entonces gobernador de la provincia, con la respuesta que todxs esperaban: “Es poner a Corrientes en el lugar que merece”. Suena un acordeón, gritan un Sapucay y una voz profunda nos dice: “Vamos para adelante, todos juntos, ahora”.

Cuando nos hablan de “progresar” o “ir para adelante” se supone que en cada paso que avanzamos estamos más cerca de la verdad. Todo lo que pasa tiene sentido por lo que va a venir. La historia como una cadena de montaje. Pero es fácil contar la historia desde el final, porque uno puede agarrar y acomodar los tantos como más le convenga. Es un proceso lineal, se refiere casi exclusivamente a un sentido económico, sin pensar en las tensiones o “las bajas” que pueda producir. Es acumulativo, se van superando etapas. Cada etapa tiene sentido en tanto sirve para que ese momento se supere.

El progreso supone que lo que está por venir es mejor, más grande y más importante que todos los momentos que estaba antes. Así todo pareciera que ocurre por un sentido, el “mejoramiento” de Corrientes, Argentina, la Humanidad, etc. Pero en ese avanzar a pesar y acosta de todo.

Si diéramos vuelta la cabeza para ver detrás de ese futuro luminoso, seguramente encontraremos un montón de ruinas. El lado B de ¿Qué es ir para adelante?  sería: ¿Cuánto cuesta ir para adelante?

Lxs que pagan el precio del progreso en todos lados son siempre lxs mismxs: son las mujeres, lxs excluidxs, lxs pobres, lxs trabajadorxs, , lxs niñxs, la comunidad LGTBIQ+, la fauna y la flora. Cuando unx de ellxs muere puede ser el final de una historia individual, pero se vuelve parte de una historia social, una historia colectiva que nos exige justica. Aún después de muertxs, lxs mártires de la historia no están a salvo del avance del progreso. Su memoria clama esa justicia que la ley tanto le niega.

Todo progreso genera al mismo tiempo algo que se arruina. El progreso provoca, por un lado, avances y, por otro, grandes retrocesos. ¿Qué pasa con todo lo que se arruinó? ¿Qué se deja en ruinas? ¿Qué pasa con todxs lxs que quedamos fuera del progreso?

¿Qué justicia puede tener Julio López  y lxs 30.000 desaparecidxs? Al genocida Miguel Etchecolatz le concedieron la prisión domiciliaria. O Santiago, que a 5 meses de su desaparición y muerte no hay ni un solo detenido, tampoco despidieron a ningún funcionarix de Gendarmería o del Gobierno Nacional. O Rafael Nahuel, que aún desmentida la versión del enfrentamiento no hay ningún detenido en la causa.

¿Qué consuelo nos queda a lxs que nos quedamxs? ¿Cómo vivimos con la carga de la historia en nuestros hombros? Hay más preguntas que respuestas y más paz que justicia.

¿Cuál es el lugar que Corrientes se merece?

¿Cuál es el lugar en el que Colombi quiere poner a Corrientes? A 16 años de mandato de los Colombi, podemos buscar en los datos oficiales de la provincia:

Según el Ministerio de Salud, Corrientes continúa siendo la provincia con el número más alto de mortalidad infantil con 14,5 por mil nacidos vivos.

El déficit habitacional se hace evidente en los 65 asentamientos que existen sólo en la capital.

Corrientes se encuentra entre las provincias con mayor tasa de extranjerización de la tierra, según la Dirección Nacional del Registro Nacional de Tierras Rurales. Un 10,54% del territorio se encuentra en manos de capitales extranjeros, según un censo que realizo en septiembre de este año.

Corrientes es la provincia con menos sentencias por trata de personas, a pesar de la cantidad de casos en marcha. Paso de los Libres es emblemático en esta cuestión, desde que el PROTEX advirtió que se encuentran paralizadas las causas vinculadas a las investigaciones de delitos de trata de persona, terrorismo de estado, corrupción, enriquecimiento ilícito y lavado de dinero. Este año, en la jurisdicción de Corrientes llegaron a juicio tres causas vinculadas al delito de trata sexual, pese a que sólo en Paso de los Libres se encuentran en trámite de investigación más de treinta causas tanto por explotación sexual como laboral.

Incluso Ricardo Colombi se encuentra investigado por encubrimiento a una red de trata de personas en el juzgado de Paso de los Libres que se tramita desde 2008. Así como también por enriquecimiento ilícito, evasión fiscal agravada, falseamiento de declaración jurada patrimonial, asociación ilícita, infracción a la ley penal tributaria, incumplimiento de los deberes de funcionario público y abuso de autoridad.

En el interior de la provincia prospera el “turismo sexual” con escalofriantes relatos promovidos por las redes de trata y las fuerzas de la zona fronteriza.

La cantidad de casos de femicidios ascienden a 19  en los últimos tres años. Sólo en 2017 asesinaron a siete mujeres en contexto de violencia de género, ranking entre las provincia con mayor número de femicidios.

¿Arriba Corrientes?

 

Por: 40° y Encapuchado

 

Comentarios

comentarios