#JusticiaParaVirasoro

El camión llegaba antes del alba para llevarse a los trabajadores. No todos volverían con el ocaso. Era 1976 y “Las Marías” un próspero establecimiento yerbatero con  más de 30.000 obreros con turnos que duraban 14 horas. Allí la ley era esa y el resto de los camiones se usaban solo para traslado de cargas. La lucha gremial se había reactivado tres años antes con la conformación de la filial local del Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Alimentación (STIA) -con el militante Marcelo Acuña electo primer secretario general-, lográndose algunas reivindicaciones: desde un suplente permanente en caso de necesidad de orinar o cagar hasta la construcción de una sala para la prestación de asistencia médica de la obra social del sindicato. Pero el Golpe de Estado anuló los derechos laborales adquiridos en décadas de disputa (con paros y huelgas) con los capitalistas, entre los que estaban los hermanos Navajas Artaza, quienes por ese entonces administraban la empresa.

La línea de producción de la industria de la yerba mate es extensa y un sector quedaba afuera del STIA: los trabajadores rurales, encargados de la siembra y la cosecha, estaban desprotegidos hasta que –promovido por Acuña y otros- se constituye el Sindicato de Trabajadores Rurales y Estibadores, incluida en la Federación Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores (FATRE), con una masiva afiliación. Su primer secretario general fue Ramón Aguirre, otro militante comprometido con su clase social. Acuña y Aguirre fueron víctimas la represión estatal al igual que Nery Pérez y Marcelo Peralta, los dos trabajadores desaparecidos.

A los patrones le molestaba que el peón se organice y le discuta como un igual.

Los Navajas Artaza, que en infame “Revolución Libertadora” habían acobijado a un grupo de tareas compuesto por ex militares y civiles que hacían “limpiezas” en el pueblo expulsado a disidentes políticos, recibieron con gusto al interventor municipal y comisario Capitán Juan Carlos Saco, cediéndole terrenos para que su tropa subordinada acampe. La retribución del Capitán se materializó en la persecución, detención y eliminación de trabajadores de las listas negras de los patrones, sobretodo de “Don Toco”, como le dicen a Adolfo Navajas Artaza.

Cuatro días antes del 24 de marzo fue la última reunión de los delegados gremiales con los representantes de la empresa. Uno de los reclamos fue las condiciones en que se encontraban dos poleas, las cuales generaban inseguridad en los operarios. No hubo solución. Un trabajador, Antonio Pintos, murió un tiempo después a consecuencia de un accidente con una de esas poleas.

Y el camión volvía a llenarse de cuerpos cansados. Antes de la puesta del sol salía de “Las Marías” llevándose a hombres que sabían  que su fuerza de trabajo solo enriquecía a los Navajas Artaza.

A los patrones le molestaba que el peón se organice y le discuta como un igual.El acelerado crecimiento que había obtenido el sindicalismo, como expresión del poder de los trabajadores organizados en Virasoro (en Corrientes y Argentina), se vio frenado por el Aparato Represivo del Estado que -en una promiscua relación con el Capital- lo amputo por múltiples vías: con persecución, con desaparición, con eliminación de derechos adquiridos, con represión a la protesta.

Y el camión volvía a llenarse de cuerpos cansados. Antes de la puesta del sol salía de “Las Marías” llevándose a hombres que sabían  que su fuerza de trabajo solo enriquecía a los Navajas Artaza. Lo venían escuchando en asambleas y cotidianas charlas: la conciencia de clase ya estaba presente en ellos. El camión llegaba al pueblo, los obreros bajaban; la oscuridad que vaticinaba el provenir de esa noche y de las siguientes noches, desde aquellas postrimerías de marzo de 1976, adquiría intensidad. El Terror sobrevino.

Mañana 2 de julio en Gobernado Virasoro comienza el juicio por crímenes de lesa humanidad durante la ultima dictadura cívico, eclesiástica y militar: la privación legitima de la libertad y desaparición forzada de obreros del Establecimiento “Las Marías”. Organizaciones sociales, políticas y de derechos humanos de toda Argentina llegaron para acompañar las históricas audiencias. Seguinos por las redes para enterarte las novedades del caso.

CON INFORMACIÓN Y FOTOGRAFÍAS  DE http://justiciaparavirasoro.blogspot.es

Comentarios

comentarios