Lejos de lo que muchxs -desde afuera- piensan y opinan: la toma de la Facultad de Humanidades de la UNNE ha sido un hecho político: una medida de fuerza con la que se busca visibilizar una problemática que afecta a todes; la vulneración de uno de los principales derechos que conseguimos con la lucha social (y en el centenario de la reforma universitaria): el acceso a una educación pública, gratuita y de calidad. Es mentira que la toma es “algo que hacen lxs vagxs que no quieren estudiar”; les que estaban allí pusieron mucho esfuerzo y trabajaron coordinadamente para realizar las actividades organizadas (talleres, conversatorios, conciertos, cine debate). Decisiones tomadas por consenso en la Asamblea general y creación de comisiones como Gestión y Logística, Prensa y Comunicación, Higiene y Comida para distribuir las tareas.  Durante los dos días de ocupación hubo participación activa de estudiantes, graduades, docentes y personas ajenas al ámbito académico.

La instituciones piensan que para que el discurso en el espacio público sea legítimo debe ser representativo y para eso debe contar con cierto porcentaje de “respaldo” que está definido por las reglas supuestas en la institución. Poco después de iniciada la toma circuló por las redes un video donde se ve al decano de Humanidades, Aldo Lineras, a los gritos pretendiendo interrumpir la Asamblea con argumentos como: “la mayoría que está acá no terminan nunca su carrera, son todxs giles y si quieren tomar la Facultad tienen que tener una representatividad del 20%  del alumnado”. Cuando Lineras aparece queriendo copar un espacio de estudiantes y exigiendo legitimidad está tomando su rol como parte de la Institución. Lo que no sabe es que una Asamblea es un hecho constituyente, conformado por quienes la componen, y su validez está dada por lxs cuerpxs que respaldan y aseguran las decisiones que allí se acuerdan. La vida no puede limitarse a la Institución, la Asamblea tiene una legitimidad y autonomía. 

***

El fantasma de una rebelión educativa recorre el país: en la quinta semana del paro docente, este gesto político y solidario se viene a sumar a las más de 50 facultades tomadas en Argentina. Una medida altamente significativa por ser la primera facultad (de la que forman parte ocho carreras) de la región del NEA tomada por alumnes de Humanidades y otras como las de Artes, Ingeniería y Relaciones Laborales.

Les estudiantes expresaron que si bien esta lucha se enmarca dentro del reclamo salarial docente, la misma no se limita sólo a este punto, manifestando que lo que corre riesgo es la universidad pública

Primero hubo paros, vigilias, tomas y actividades de lucha que se realizaron sin cesar en todas las universidades públicas del país y que confluyeron en la histórica Marcha Federal del 30 de agosto que, en la ciudad de Resistencia, fue masiva y con la participación de múltiples sectores de la comunidad.  

En este contexto de lucha en defensa de la Educación Pública, el jueves 6 de septiembre se realizó una Asamblea de Estudiantes en el vestíbulo de la Facultad de Humanidades de la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE) convocada en contra de los recortes de todos los sectores, en la cual  se decidió por unánime consenso tomar la sede edilicia del claustro con el cese total de actividades administrativas. Un hecho histórico por cumplirse 20 años de una acción directa semejante del estudiantado.

41564843_233546174005329_1540481890060861440_n
41428059_979694972237940_4687672068727111680_n
41420223_701907756812511_354710169176768512_n

Les estudiantes expresaron que, si bien esta lucha se enmarca dentro del reclamo salarial docente, la misma no se limita sólo a este punto, manifestando que lo que corre riesgo es la universidad pública: con recortes presupuestarios (de $4.000 millones al sector educativo), de las becas, a las incumbencias de los títulos de Ingeniería, Medicina, Ciencias Exactas.

***

Estudiantes En Lucha – UNNE

El viernes por la tarde, se llevó a cabo una clase pública de la que participó la escritora entrerriana Selva Almada, quien manifestó su total y completo apoyo a la toma, además de hablar sobre su literatura. Del mismo modo, profesorxs de las distintas carreras como también alumnes llevaron a cabo charlas, debates y conversatorios acerca de distintos tema de interés social.

“Acá cada unx está poniendo su cuerpx y ofreciéndose a lxs demás”

La voz de cada unx de lxs estudiantes que participaron de las 48 horas de ocupación y apropiación del establecimiento se legitimó a través de sus cuerpxs que acompañaron desde una necesidad compartida de impedir que nos roben el derecho a acceder a una educación pública, gratuita, de calidad, inclusiva y popular.

Se generaron espacios donde se compartieron experiencias comunes y problemáticas intercluastro; se forjaron nuevas redes con personas de diversos ámbitos educativos y de militancia; hubo ollas populares que fomentan el compañerismo y debates que nutrieron de ideas nuevas a lxs integrantes de esta toma que devino en una Asamblea de Estudiantes en Lucha decididxs a llevar adelante un plan de lucha multisectorial.

***

Una de las actividades durante la toma fue el debate “El sujeto contemporáneo y la lógica de la multitud” impulsado por la profesora María Laura Peón (de la carrera de Letras) frente al emplemático Meteorito, que puso en palabras la fuerza que fogoneaba a todxs lxs presentes: “Acá cada unx está poniendo su cuerpx y ofreciéndose a lxs demás”.

En estos tiempos de crisis económica y burocracia corrupta, volver a las asambleas significas retomar nuestro rol como protagonistas políticos de nuestra historia

Judith Butler dice que “cuando los cuerpos se congregan en los espacios públicos están ejercitando un derecho plural y performativo a la aparición, un derecho que afirma e instala el cuerpo en medio del campo político y que, amparándose en su función expresiva y significante, reclaman para el cuerpo condiciones económicas, sociales y políticas que hagan la vida más digna, más visible, de manera que esta ya no se vea afectada por las formas de precariedad impuesta”.

En estos tiempos de crisis económica y burocracia corrupta, volver a las asambleas significas retomar nuestro rol como protagonistas políticos de nuestra historia que dejan de lado los mediadores y retoman su voces para exigir y arrancar a fuerza de lucha aquellos reclamos que nos niegan. La política liberal plantea que hay cuerpos desechables, hay vidas que importan más que otras y muertes que apenan más que otras.

La noche de la toma, las miradas se empezaron a conectar. La importancia no estaba en la cantidad de personas que había en el recinto de la Facultad sino en lo que ellas expresaban al estar allí, presentes.

Posted by Estudiantes En Lucha – UNNE on Sunday, September 9, 2018