Este 25 de septiembre, en el marco de un #ParoGeneral y movilizaciones en todo el país, las inmediaciones del Puente General Belgrano fueron el escenario de una unidad histórica de todos los sectores en lucha. La imagen de los policías armados hasta los dientes que pretendían impedir la unión de las dos columnas (que avanzaban desde el Este y el Oeste de la Avenida 3 de Abril) se vio burlada ante la multitud avasalladora de personas, de cuerpxs ocupando el espacio público. La policía, el brazo represivo del Estado, fue obligada a retroceder ante el abrazo fraterno que les militantes sociales se daban en plena esquina con calle Chaco, ante las cruces de los mártires del Correntinazo de diciembre del 99.

Mauro Ojeda y Francisco Escobar, ¡presentes!

La unidad es una necesidad pero la tendencia hacia la autogestión
de esa fuerza engendrada es más necesaria aún.

En este encuentro hay un proceso histórico detrás: una suma de experiencias, práctica y lucha social. Se llegó hasta ese punto: intimidar a los represores, hacerlos retroceder. Pero aún parece algo distante aquel puente Belgrano, ese que el pueblo supo ocupar por semanas alimentándose de ollas populares. En una retrospectiva más próxima a estos años, ha sido todo un mérito: hace 10 meses el cordón policial impedía que la movilización por la reforma jubilatoria siquiera corte los cuatro carriles de la 3 de abril, como sí se consiguió esta vez, poniendo el cuerpx. Y sí hace dos años las mujeres de la FOB eran reprimidas, detenidas y torturadas en la comisaría Segunda por intentar hacer lo mismo, esta vez tuvieron su revancha. La coyuntura social hace que sectores moderados salgan a la calle y converjan con las orgas que vienen dando batalla a la dominación estatal desde antes. La unidad es una necesidad, pero el riesgo de institucionalización del método piquetero y su uso para fines electorales está muy latente.

Represion de Colombi

Posted by Fob Corrientes on Tuesday, October 4, 2016

En la otra orilla del Paraná se encontraban organizaciones sociales, sindicatos, docentes y estudiantes cortando el peaje de Chaco. El grito hermano del otro lado del río se sentía; por más intentos de las fuerzas policiales (que actuaron en conjunto de ambos lados), el puente se cortó totalmente. La unidad de los sectores obliga a aquelles que siempre ven la necesidad de avanzar “un poquito más” en la lucha a ceder ante otros espacios más “burocratizados” que evitan la confrontación directa y se conforman con lo que la policía les permite. En ambos lados, se murmuraba entre las bases la posibilidad de encontrarse en el medio del puente. Desde ambos lados del río, se sentía la necesidad inmensa se abrazarse en la lucha.

Foto: Estudiantes en Lucha

El movimiento feminista no está ajeno a las luchas sociales; las mujeres y disidencias marchamos también por lo que genera este modelo del ajuste: la feminización de la pobreza, que nos golpea quizá doblemente.

“¡Qué vamos a esperar a 2019, si nos estamos cagando de hambre ahora!”, se oyó gritar a una espera voz femenina. La marcha fue un logro estratégico en la lucha contra las políticas neoliberales del macrismo que tiene su correlato la gestión de Gustavo Valdés, quien busca privatizar espacios públicos como la Costanera (un formidable negocio inmobiliario) mientras hacen pompa porque inauguran 20 viviendas y ya van cinco tomas de terrenos en el año que fueron desalojadas por la fuerzas represivas del Estado.

Hay que apostar por la autogestión, esa fuerza popular que vimos caminar por el asfalto, que avanzó cuadras y cuadras sin miedo, que enfrentó a la policía (hasta el propio jefe tuvo que “bajar”) porque si la quieren usar, si la quieren dirigir, si buscan direccionarla con fines electorales habremos perdido una gran oportunidad de conquistar importantes derechos sociales en una provincia tan empobrecida como Corrientes. ¡Que se vayan todxs! No olvidamos ese lema.

El movimiento feminista no está ajeno a las luchas sociales; las mujeres y disidencias marchamos también por lo que genera este modelo del ajuste: la feminización de la pobreza, que nos golpea quizá doblemente a las mujeres e identidades disidentes.
Nuestras compañeras alzaron la voz contra los movimientos políticos que siguen cobijando en sus alas a dirigentes machistas que nos oprimen, nos invisibilizan y nos denigran. Cuando alzamos la voz diciendo que no nos olvidamos de los antiderechos que se disfrazan de pueblo, pero que en los recintos votan en contra de los derechos de las mujeres y varones trans (y sobre todo nos niegan el derecho fundamental a acceder a abortos legales, seguros y gratuitos), nos quisieron callar, nos amedrentaron, nos amenazaron y cuestionaron nuestra militancia, gritando que “Ayer empezamos a militar”. Pero gritamos más fuerte, no nos olvidamos, no perdonamos, no nos callamos más.

Foto: El Hígado de Dios

Esta organización seguirá dando batalla en las calles y seguirá sumando sectores. El hambre de justicia social encendió un fuego que, en el futuro, será muy difícil de apagar.

Diciembre está cerca, como cerca está el puente. Hacia allá vamos, nos lleva el ímpetu de los vientos de revolución que producen el hambre y el hartazgo. El escenario represivo parece inevitable: los escudos, las escopetas, los perros de perros, los agentes de civil que filmaban desde las veredas y adyacencias, eran advertencias de que si el pueblo avanza, le espera la violencia del Estado. Para llegar al puente hay que ser muches, más que que esta vez, pero también hay que estar organizades. Sólo rechazando las lógicas verticalistas, representavistas (que reproducen los esquemas de dominación estatal, patriarcal y capitalista) llegaremos a pisar la grava a 100 metros sobre el río Paraná. Y les tibies y especuladores, lo miraran desde lejos…

Hacerle frente a esta crisis que nos recrudece a diario sólo será posible a través de la unidad, transformando lógicas de pensamiento que sólo benefician a unxs pocxs y cuestionando en profundidad las actuales construcciones de poder. Hoy la principal avenida de la ciudad se vio colmada de organizaciones sociales, sindicatos, militantes y personas autoconvocadas que se vieron movilizadas a participar de un paro que se sintió a nivel nacional. Esta organización seguirá dando batalla en las calles y seguirá sumando sectores. El hambre de justicia social encendió un fuego que, en el futuro, será muy difícil de apagar.

#ParoActico #Corrientes #ResumenTapadx

La de ayer ha sido una jornada histórica en la lucha social reciente de #Corrientes ✊✊✊Con el #ParoNacional de fondo, organizaciones sociales, sindicatos de trabajadorxs estatales y privados, y autoconvocadxs de unieron en protesta hacia las políticas de ajuste, vaciamiento y represión de los gobiernos de Macri y Valdés. Durante más de dos horas, centenares de personas cortaron las cuatro bandas de la avenida 3 de Abril: una #FuerzaPopular que hizo retroceder a los cordones policiales que quisieron impedir el abrazo de las columnas frente a las cruces de #MauroYFrancisco. Un primer logro de la unión de sectores en las calles. Diciembre está cerca, el puente también 🔥🔥🔥También pueden leer este texto que escribimos colectivamente con reflexiones respecto al #ParoGeneral del pasado martes 👇http://caratapada.com/construyendo-poder-popular/

Posted by Cara Tapada on Wednesday, September 26, 2018

Comentarios

comentarios