Por Ramón Oro

Pongamos que hablamos de los Fernández (por comodidad hagamos suposición con este nombre tan en boga estos meses) para referirnos al grupo de personas que Jarumi Nishishinya moldeó en cerámica y expuso en la muestra “Hipermodernidad”. Me atrevo a suponer que ustedes tendrán ese nombre propio en relación al imaginario de masa, mayoría o gente común.

Hipermodernidad es esta cámara que todos tenemos en estos celulares, en los que todos guardamos datos algorítmicos. Y por más que siga buscando rasgos que me aseguren la diferencia que tengo con las miniaturas, no hago más que observar mi realidad.

PRESENTISMO

Los museos nos recuerdan la movilidad del tiempo. Con subir las escaleras del Museo de Medios del Chaco verás cómo los periodistas propagaban información con herramientas que los ungían de veracidad. Las cámaras y las máquinas de escribir dotaron a las personas de saltos cognitivos en la comunicación, todo como parte de un modelo de sociedad que se llamó Modernidad, y que por respeto a la luz que propagó se lo escribe con mayúscula inicial.

Desde más o menos los 90 creemos que superamos ese tipo de pensamiento, por esto algunes ensayan formas de nominar este presentismo, ensayan un nombre que nos haga sentir dominada aquella etapa moderna.

MINIATURAS

Hipermodernidad es esta cámara que todos tenemos en estos celulares, en los que todos guardamos datos algorítmicos. Y por más que siga buscando rasgos que me aseguren la diferencia que tengo con las miniaturas, no hago más que observar mi realidad.

Los arquitectos, cuando construyen maquetas, moldean el espacio que disponen en su imaginario; y así, con construcciones en miniatura, los arquitectos nos dan otra opción del espacio que disponemos en nuestro imaginario.

Objetos que dialogan en múltiples direcciones con otros objetos. Los Fernández en relación a este espacio y este tiempo parecen lograr ser el espíritu de la época hipermodernadecadente y depravada.

LAS MASAS MEDIÁTICAS

La sala de exposición del Museo de Medios está sitiada por los Fernández en miniatura, en una constante hipervisibilidad digital. Están inmersas en el proyecto de performatear sus imágenes, están ahí en la sala como animales de competición en el torneo anual de cultura de masas.

La inauguración fue el martes 27 de agosto como parte del ciclo Arte en los Museos, un programa del Instituto de Cultura del Chaco que facilita lugares de exposición segura a lxs artistas (mientras las muestras no contengan expresiones que cuestionen al sistema de gobierno democrático). Aunque algunas de estas figuras de Jarumi Nishishinya ya participaron del Premio UNNE a las Artes Visuales en 2015.

Las miniaturas de los Fernández te permiten como espectador ubicarte en la omnipresencia. Las personitas que presenta la muestra ni siquiera pueden territorializar su consumo digital, hacer propio de la región que la tecnología celular globalizó.

OBSCENIDAD

El rito de iniciación en un régimen de hipervisibilidad es la pornografía sistemática o la selfie de nuestros cuerpos en pose erótica y exhibicionista.

Aquí en el Museo de Medios adquieren el contexto que necesitan para alcanzar el arte total. Objetos que dialogan en múltiples direcciones con otros objetos. Los Fernández en relación a este espacio y este tiempo parecen lograr ser el espíritu de la época hipermoderna, decadente y depravada.


Comentarios

comentarios