Por Ivana Osuna

21/03/2018
22:15 

Hola Lucía. No sé si te acordarás de mi. Espero que estés bien.
Lucía, te escribo esta carta porque no supe más de vos. Recuerdo que en Facebook nos dábamos like a todo, a publicaciones serias y a boludeces, memes, cosas tontas.
Espero que estés bien.


Me acuerdo que el año pasado vino a Corrientes tu -por entonces- marido: José. Dio un show de stand up re divertido, que Oliver y yo disfrutamos un montón. Después de eso lo invitamos a comer pizza para conocerlo un poco más, parecía una persona re interesante. Y habló mucho de vos, dijo que te amaba un montón. Dijo que tuviste una historia de violencia de género re fea antes de estar con él. Que eras un sol, eso dijo literalmente. Entonces te busqué en Facebook.
Vos escribías re lindo y me re identifiqué porque yo en ese entonces todavía escribía. Estábamos en la mejor etapa del Slam, todo estaba saliendo lindo.
Aceptaste mi solicitud y pude ver fotos de vos, de vos con José, de vos y tu familia. Re lindo. Me gustaba tu flequillo y la manera que tenías de maquillarte. Siempre sabías resaltar tus ojos claros que no supe bien si eran celestes o verdes.
Espero que estés bien.

Apenas estábamos aprendiendo lo que era deconstruirse.

Después vinieron tiempos re feos, Lucía, me acuerdo. Mi mejor amigo era un golpeador. Entonces publiqué un estado, sin poner nombres porque todavía no habíamos hecho la denuncia. Apenas estábamos aprendiendo lo que era deconstruirse.
Ese día fue el primer día que hablamos, Lucía.
Me dijiste que vos también estabas triste porque te habías separado de José. Porque te pegaba. La última vez te abrió el labio y te hizo sangrar. Te pateó cuando estabas de espaldas en el piso, en posición fetal.

Sé que tuviste miedo.
Espero que ya no tengas miedo.

Me pasaste una captura de un chat donde él reconocía que te pegaba porque “no podía hacer otra cosa”. Que te ibas a ir lejos para no volver a verlo. Que sólo querías pasar página.
Y lo hiciste. Me pediste que no cuente nada y hasta ahora mantengo mi palabra.
Claro que Lucía no es tu nombre. Ya sé, Lucía.

No volví a verte en Facebook, calculo que borraste tu perfil. Sé que tuviste miedo. Espero que ya no tengas miedo.
Me acordé mucho de vos esta semana.
Espero que estés bien.
Hace poco vi una publicación de José en Facebook que se hizo viral. Porque escribe lindo, ¿viste? Y porque nadie sabe lo que te hizo.
Lucho cada día desde entonces por vos, Lucía.
Espero que estés bien.

04/06/2018
Marcha #NiUnaMenos en Corrientes.

Fotos de: JuanRa Laudín (El Hígado de Dios)

Comentarios

comentarios