El derrotero de Catalino Pérez en busca de #Justicia para su padre

Posted on

“Mi padre era un hombre instruido, un
cuadro político: por eso lo destruyeron”

El secuestro de Neris Pérez fue un 2 de junio de 1977. Catalino tenía a penas 12 años cuando se lo llevaron, pero de tanto revivir ese momento junto a su madre, lo cuenta como si hubiera sido ayer. Neris estaba en su casa mirando un partido de River-Boca; vestía una guayabera, pantalones cortos y calzaba ojotas. Atendió los golpes en la puerta: un grupo de policías lo obligó a subir a un auto encapuchado. “Mi padre soportó seis días de torturas hasta que lo mataron abriéndole el abdomen y sacándole las víscera, luego su cadáver fue arrojado a un sótano donde pasaba un desagüe”. Según testigos, Neris Pérez (referente sindical de la STIA en Virasoro) estuvo en un centro clandestino de detención de Posadas llamado La Casita de los Mártires.